Monitoreo de Caravana Migrante 14 al 18 de enero de 2021

Defensores presentes en terreno: Sandra Dubón y Abencio Pineda

El pasado mes de diciembre 2020, fue anunciado en diferentes medios virtuales la convocatoria a la primera caravana migrante de 2021, que saldría el 15 de enero con destino a los Estados Unidos.

Esta convocatoria se genera ante un contexto marcado por la  pandemia de la COVID-19, que al cierre del año 2020 ha dejado 3,141 personas fallecidas y 122,763 personas contagiadas; por otra parte,  la devastación  generada por los huracanes ETA e IOTA que impactaron el territorio hondureño el pasado mes de noviembre 2020, dejando alrededor de 838,420 personas afectadas, de las cuales al menos 350 mil siguen sin hogar; los afectados son  principalmente de los municipios de La Lima, Potrerillos, Pimienta, Choloma, Villanueva, San Manuel y El Progreso, San Pedro Sula; del departamento de Cortes; sumado de otras localidades de los departamentos de Santa Barbará, Atlántida, Gracias a Dios, Yoro y Choluteca.

De acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el daño e impacto económico ha sido aproximadamente 100,000 millones de lempiras (4.140 millones de dólares); incrementando la brecha de pobreza en el país y según el Foro de la Deuda Externa y Desarrollo (FOSDEH) se aproxima al 70%, sin contar con los problemas sociales que se han arraigado en el país como la violencia e inseguridad, la corrupción e impunidad, criminalización, entre otros.

Continúa leyendo aquí